×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
22 Febrero 2020 04:10:00
Con todo respeto, presidente….
Escuchar Nota
El enojo, la molestia, frustración, decepción o como se le quiera llamar al sentimiento que nos embarga a los mexicanos debido a la falta de resultados en diversos temas, en especial por la inseguridad que padecemos día con día. Enojo que está más que justificado.

Conocer tantos casos donde la integridad de los ciudadanos se ve expuesta para quedar en manos de la delincuencia, es en verdad, una pesadilla. Parecería que ese tipo de noticias se han convertido en el pan nuestro de cada día, algo que no deseamos ni una sociedad debe tolerar por más tiempo.

Hemos observado con impotencia que la agresión despiadada y cruel en contra de las mujeres se ha incrementado peligrosamente, sin que exista solución real a la problemática que aqueja a las comunidades y sociedad en general.

¿Qué sucede en este maravilloso país, llamado México? Tierra bendita que ha sido doblemente bendecida con la presencia de mujeres valiosas, que han sabido sacar la casta en momentos difíciles.

Una Nación que ha sido construida también por mujeres al dar a luz hombres que ofrendaron su vida por su patria.

Mujeres que desde el hogar sembraron la semilla de arraigo a la tierra, de amor a nuestro país y en un momento determinante para México, ellas también participaron en la lucha defendiendo con coraje y verdadero estoicismo, nuestra amada nación.

Hoy, grupos de mujeres, ante la ola de violencia que azota a nuestro México se unen con el propósito de manifestar su justificado malestar.

Un día sí y otro también la violencia se hace presente en contra de la mujer donde la crueldad, el odio, el coraje están presentes. Casos hay muchos, sin embargo, cabe destacar el de la joven artista oaxaqueña a quien le aventaron ácido en su cuerpo.

Individuos, al parecer padre e hijo, por el pago de varios miles de pesos aceptaron cometer tan terrible atrocidad, sin detenerse a pensar en el daño irreversible que iban a causar.

Despreciable ellos dos como despreciable también es quien ordenó el atentado en contra de la joven mujer. Como todo cobarde, huyó para tratar de que la justicia no lo alcance, pero tarde o temprano habrá de pagar por lo que hizo.

Otro caso reciente, el de la estudiante universitaria y más reciente aún que nos ha dejado sin palabras, el de la pequeña Fátima a la que una mujer, al parecer conocida de la familia de la menor se la llevó de la escuela para entregarla a un depravado.

No soy partidaria de la violencia ni de las manifestaciones donde las personas -hombres o mujeres se cubren el rostro y realizan pintas a edificios públicos o monumentos en señal de protesta.

Sin embargo, el hartazgo ante la indiferencia de quienes deberían ya de “ponerse las pilas” por todo lo que está ocurriendo en nuestro país, está convirtiéndose en una especie de bola de nieve, que al rodar por la pendiente crece sin saber dónde y cuándo habrá de detenerse.

El paro nacional al que se está convocando para el próximo 9 de marzo, “Un día sin mujeres” dicho sea con todo respeto, presidente, forma parte de la necesidad urgente de ser escuchadas, de que cesen los feminicidios.

La indiferencia del gobierno y funcionarios a todo lo que ocurre en nuestro país, seguridad, salud, educación, nos produce un repudio a quienes prometieron cambiar.

Lo que ha hecho usted, dicho con todo respeto, presidente, es polarizar a la sociedad y echar la culpa de todo a los gobiernos anteriores. Asuma su responsabilidad y gobierne para todos los mexicanos, no divida.

Es vergonzoso que quien debe ser promotor de unidad nacional, un día sí y otro también se empeñe en proferir frases despectivas a quienes no piensan como usted, presidente; dicho sea, con todo respeto.

Hay que construir, presidente y hay que trabajar por el bien del país. No olvide que es usted el presidente de México, por lo que no está en campaña.

El paro nacional del próximo 9 de marzo no es ni debe ser un movimiento político. “Un día sin mujeres” es la manifestación de hartazgo por la falta de respuesta a la crisis de seguridad que existe. Tan simple como eso….dicho con todo respeto, presidente.
Imprimir
COMENTARIOS