×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
27 Enero 2020 04:04:00
Ángeles y Demonios (II)
Escuchar Nota
Otro Ángel –José, de 11 años, era su primer nombre– llamó con su muerte la atención de políticos y medios de comunicación del estado, el país y el extranjero. El 10 de enero, el alumno de sexto año de primaria del Colegio Cervantes de Torreón, disparó armas calibres .40 y .25 contra siete personas (la maestra de inglés María Assaff Medina, quien falleció, cinco niños y un profesor de educación física los cuales sobrevivieron al ataque). Por último, se suicidó.

La agresión, el recuerdo de tiroteos similares en Estados Unidos y la vestimenta de José Ángel, parecida a la utilizada por Eric Harris en la Escuela Secundaria de Columbine, Colorado (1999), conturbaron a todo el mundo. Los laguneros cobijaron a la comunidad del Cervantes, fundado en 1940; el presidente López Obrador se solidarizó con las familias de las víctimas: “lamento mucho que estas cosas se den en nuestro país”, declaró en una gira por Ciudad Juárez; y el gobernador Miguel Riquelme se dijo consternado, dio los primeros pormenores del suceso y sugirió que José Ángel pudo haber sido influenciado por un videojuego. Después se retractó”.

Es la segunda tragedia registrada en el país en una institución de educación privada. La primera ocurrió en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey, el 18 de enero de 2017, donde un estudiante de secundaria disparó contra la maestra Cecilia Cristina Solís, quien falleció dos meses más tarde, y tres compañeros. Finalmente, terminó con su propia vida. Ni en los peores años de violencia en Torreón, entre los años 2007 y 2013, cuando la ciudad figuró entre las peligrosas del mundo, (Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal) sucedió algo parecido.

La violencia siempre está latente y algunas veces aparece en el lugar menos esperado. Los acontecimientos en el Cervantes confirman esa realidad. Para evitar el ingreso de drogas e instrumentos peligrosos a las escuelas, el Gobierno reactivó el operativo Mochila Segura, en más de mil 300 planteles de la Comarca Lagunera. La Suprema Corte de Justicia revisa la constitucionalidad de esa medida. En 2017, dos instituciones de Ciudad de México promovieron amparos por considerarla violatoria de los derechos de los alumnos.

El año pasado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se pronunció sobre el tema: “la aplicación del Operativo Mochila, durante la pasada Administración, violentó los derechos humanos a la educación, a la intimidad y a la participación, así como al principio del interés superior de la niñez de los alumnos que asisten a escuelas públicas y privadas de educación básica en la Ciudad de México”.

Con base en ese criterio, la CNDH emitió la recomendación 48/2019 donde solicita al secretario de Educación, Esteban Moctezuma, “atender las observaciones del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), para determinar si es procedente la continuación de ‘El Operativo’”. En tal caso, pide aplicarlo “como medida de protección y cuidado (…) bajo un enfoque de derechos humanos que privilegie el interés superior de la niñez”. Asimismo, sugirió un protocolo “general y homologado para su aplicación a nivel nacional”.

Un Ángel (Miguel) puso el dedo en la llaga de la deuda impune; y otro Ángel (José) exhibió la incuria de la sociedad y de las autoridades, así como su incapacidad para brindar atención y seguridad a los niños y los jóvenes en sus hogares, escuelas y ciudades.


Imprimir
COMENTARIOS