×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
27 Octubre 2020 04:00:00
Buena vecindad
Escuchar Nota
Es cierto que cada día vivimos en un mundo más globalizado, tal vez Carlos Marx, al tratar de analizar o describir la internacionalización del trabajo, no imaginó, como en el caso de Malthus y su crisis alimentaria, la aparición y uso, por cierto cada vez más intensiva, de la tecnología. Sin embargo, hay comunidades, sociedades, economías y/o países que logran influir más en ciertas igualdades, tal vez por un arrastre histórico o bien por la cercanía, ejemplo de ambos casos es la relación entre México y Estados Unidos. Sin abundar en datos geográficos e históricos, solo mencionaré los 3 mil 169 kilómetros de frontera, o bien las intervenciones militares y demás por parte del gigante del norte a México, sin olvidar el millón de personas que cruzan de manera legal la frontera cada mes.

Estados Unidos está viviendo, hasta el 3 de noviembre, lo que ellos llaman la elección más importante de su historia; los demócratas y por supuesto los republicanos, buscan en todos los segmentos poblacionales más adeptos, y los migrantes no son la excepción. Vale la pena recordar que según el U.S. Census Bureau-ACS, la participación del voto latino aumentó 174% de 2014 a 2018.

A pesar de ser un sistema democrático muy distinto al nuestro, su proceso y definitivamente su resultado tiene un efecto en nuestro país. Un tema de suma importancia es la migración, no únicamente me refiero a los poco más de 12 millones de inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos, sino también a los miles y miles que año tras año cruzan la frontera de manera ilegal para buscar el “sueño americano”. Por parte de los democrátas, con visión hacia el futuro y sin perder de vista el origen de la nación norteamericana, “creen que la inmigración no solo es un problema que debe resolverse, también es un aspecto que define el carácter estadunidense y nuestra historia común”, tal como lo manifiestan en su plataforma electoral. Los republicanos, o mejor dicho el presidente Trump, fue claro en el último debate al señalar que en el tema de migración seguirá la “cero tolerancia”. Aunque, vale la pena recordar que últimamente ha cambiado el discurso hacia la comunidad hispana y aquella visita del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, fue una muestra de ello, casi casi, miel sobre hojuelas. Otra ecuación importante es la atención que ambos candidatos van otorgando a nuestros compatriotas en suelo norteamericano, sobre todo hacia el cierre de las campañas, parece ser que vamos a jugar un papel definitorio en las próximas elecciones.

Si creemos que una u otra política no nos afectará, es erróneo, cualquiera de las dos generarán consecuencias económicas, políticas y hasta sociales para nuestro México y nuestros compatriotas en el país vecino.

Hace más de 100 años Porfirio Díaz definió de una excelente manera la relación entre México y Estados Unidos, asegurando que esta era de buena vecindad, donde nosotros somos los buenos y ellos los vecinos.
Imprimir
COMENTARIOS